La asociación sin fines de lucro

Hace más de 20 años, en el año 1995, después de realizar un viaje por Ecuador en compañía del padre salesiano Karl Oerder, y descubrir la miseria impresionante en la que viven los pobres de este país, la Sra. Sissi Pöschl junto con otros ciudadanos de la ciudad de Landshut, decidió fundar la Asociación Ecuador Luz y Sombra. El objetivo inicial -el cual se sigue manteniendo hasta el día de hoy- fue ofrecer a los jóvenes de la clase más necesita del Ecuador, perspectivas y un mejor futuro, para que éstos puedan llevar una vida digna.

En el transcurso de los años se identificaron tres ubicaciones claves en Ecuador, en los cuales se concentraría la ayuda. En estos puntos claves contamos con la ayuda de socios que realizan su tarea de forma fiable, organizaciones que garantizan el funcionamiento de los proyectos, y un sistema que asegura el adecuado uso de los recursos entregados. En estos lugares todavía se concentra la probeza de forma palpable.
La ubicaciones son las siguientes:

 

  • En Guayaquil, la ciudad más grande del Ecuador, Padre Marco Paredes junto con el programa salesiano “Chicos de la Calle”. Este programa consiste de cuatro etapas en los que se busca e intenta resocializar a los chicos de la calle. Además, el padre Marco visita casi de forma diaria las zonas pobres de Guayaquil. La miseria allí, donde las casuchas estan construídas de madera, hojalata o de bolsas plásticas, conmovieron al padrea Marco profundamente. Así nació la idea de apoyar a los escolares especilamente activos y aplicados. Con la ayuda de padrinos,  ellos pueden transformar la paupérrima casucha de sus padres en una pequeña y adecuada vivienda de ladrillo. Con ésto se puede alcanzar seguridad y una verdadera casa propia, la base para cada familia y su convivencia. Este es un gran salto en cuanto al mejoramiento de la calidad de vida. Esta padrinazgo lo facilita la asociación Ecuador Luz y Sombra. Hasta el momento se han logrado construir más de 200 casas en el barrio Nigeria en la isla Trinidad de Guayaquil.

 

  • En Quito, el padre Pio Baschirotto tuvo la idea hace varios años de contruir un jardín de infántes en el norte de La ciudad. En el barrio denominado La Vista en los cerros norteños de Calderón, donde el viento diariamente levanta polvo, se veían levantados tugurios paupérrimos en las colinas arenosas y secas de esta cadena montañosa. Aunque de vez en cuando se tiene desde aquí una vista maravillosa del volcán Cayambe, la vida allí era dura y seca. Padre Pio tubo la idea de abrir allí und jardín de infantes para los niños que durante el día vegetaban en sus tugurios. Este sencillo inicio se transformó en un jardín de infantes modelo en Calderón. Bajo el nombre Laura Vicuña, la joven santa muy respetada en latinoamérica, este se ha convertido en una joya que alberga a más de 100 niños de entre dos a cinco años, así como escolares que son apoyados con sus tareas. Los ojos sonrientes de los niños muestran que estas instalaciones tienen su razón de ser, aunque la pobreza en esta zona todavía no ha sido superada.

 

  • En el sur de Quito, donde también se han formado favelas y barrios marginales debido al éxodo rural, la fundación Don Bosco ha erigido un hogar para colegiales con el nombre Casa Amigos de Don Bosco. Este hogar brinda a los jóvenes apoyo escolar adicional a las clases, tanto de forma matutina como vespertina. El proyecto consiste en el apoyo con las tareas escolares, así como clases particulares para reforzar los temas tratados en el colegio. Además reciben ayuda psicológica , así como alimentación y entretenimiento, con esto queremos insentivar en los chicos la convivencia, consideración al prójimo, tolerancia, un vida feliz en colectividad, responsabilidad y sentido del deber. En las familias quebrantadas en las que ellos han crecido, no tendrían el apoyo necesario para superarse, mientras que en la Casa Amigos de Don Bosto viven prácticamente en una gran familia donde reciben el apoyo necesario.


La Fundación Don Bosco, la creación del padre Pio Baschritto, carga con toda la responsabilidad del jardín de infantes en el norte de la ciudad , así como el hogar en el sur en el barrio Chillogallo. La fundación Ecuador Luz y Sombra financia completamente tanto al jardín de infantes como el hogar Casa Amigos de Don Bosco.


Todas estas organizaciones son un modelo de una ayuda efectiva a los más probres del Ecuador. Cabe destacar que todas las instalaciones pueden ser visitadas. La fundación Ecuador Luz y Sombra financia todo esto con dinero recaudados de las numerosas donaciones y actividades organizadas en Landshut y Alemania.


Eta dado por hecho de que la Sra. Sissi Pöschl viaje cada dos años para visitar las organizaciones y convenserce personalmente de que el dinero donado se esta utilizando eficientemente. Hasta el momento la asociación no ha generado ningún tipo de costos administrativos, esto se ha realizado en de forma voluntaria o a través de patrocinios, de tal forma que cada Euro recibido por donaciones llengue sin reducción alguna a los más necesitados. Esto por supuesto también significa que la estructura de la asociación en tamaño es sumamente reducida.